sábado

Los mis abuelos

Ahora que sé que no soy la generación más joven de la familia, más que pensar en mí me puse, inevitablemente, a pensar en mis abuelos.
Hace poco Ale subió unas fotos de su viejo y de ellos, fotos que -obviamente habiéndose muerto a mis doce- jamás había visto y entonces me puse a pensar en ellos, porque al día siguiente de su cumpleaños o algo así, la quedó Agüita, que desde hacía casi el mismo tiempo había empezado a producir nada en mí.
Pero a él sí me hubiera gustado conocerlo más. Porque por el poco tiempo y el nomadismo yo sigo sintiendo que me perdí un tipazo, y que sólo pude encontrar algo así en la otra abuela, en Juana, que fue mi amiga desde siempre, a pesar de lo nómades que eramos.
Así que bueno, no soy la generación más joven de mi familia, y calculo que ahí hay algo de consecuencias.


jueves

hoy maté una lombriz

hoy maté una lombriz,
le di con el filo de la pala
mientras vaciaba la tierra vieja
toda cortajeada
de una vieja maceta.

la vi, vi que algo se movió.
(odio las cosas que se mueven
cuando no espero nada vivo).
le di con el filo de la pala, si es
que la pala tiene filo.
le di una, dos, tres y siete veces
como en mercedes con las víboras.

las cortaba como salamín:
tac tac tac tac
se seguían moviendo
los pedacitos se seguían moviendo
y yo seguia tac tac tac
hasta no verle los ojos

pero he aquí el problema:
las lombrices no tienen ojos
no sabía dónde empezaba o terminaba
y eso me puso los pelos de punta
tanto
que dejé de apoyar la totalidad de la planta del pie
en el piso.
no sé por qué, supongo que esperaba 
algún movimiento organizado de venganza,
como con las tarántulas.

le di tac tac tac y cerré la bolsa.
al rato volví a abrirla
seguía moviéndose
como agonizando
eso lo supuse por los espasmos
¡porque no tienen ojos!
Se ha producido un error en este gadget.
(...) Abrió las cortinas, en ninguna de las casas de enfrente había luz. Se quitó el vestido de satén y el tipo le encendió otro cigarrillo. Antes de que se bajara las bragas el tipo la puso a cuatro patas sobre la mullida alfombra blanca. Lo sintió buscar algo en el armario. Un armario empotrado en la pared, de color rojo. Lo observó al revés, por debajo de las piernas. El tipo le sonrió (...). Amberes

en Cobstrucción

en Cobstrucción
¡Cuidado! Hombres Trabajando