lunes

atchung!

Era para preguntar si nunca jamás, ni siquiera por un instante del minuto, pensaste que me podrían sorprender los postigos cerrados de una casa vieja vieja en el Sur. Ojo. Ojito. Cuidado, necesitamos pasos de cautela, un minuto en el mundo para detener todo y respirar y seguir, no pisar las baldosas flojas. Necesitamos pensar que de guachín o en algún momento sintió un hilito de algo atravesándolo mientras necesitaba el aire, el aire y ya.
Ojo, pibito. Cuidado con lo que se quiebra.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.
(...) Abrió las cortinas, en ninguna de las casas de enfrente había luz. Se quitó el vestido de satén y el tipo le encendió otro cigarrillo. Antes de que se bajara las bragas el tipo la puso a cuatro patas sobre la mullida alfombra blanca. Lo sintió buscar algo en el armario. Un armario empotrado en la pared, de color rojo. Lo observó al revés, por debajo de las piernas. El tipo le sonrió (...). Amberes

en Cobstrucción

en Cobstrucción
¡Cuidado! Hombres Trabajando