jueves

la muy jodida al pedo, la tesis

¿Pero vos sabés cuántas minitas así conozco? Está todo bien, pero está lleno: las conozco, me las sé de memoria, me dijo. Son de clase media alta, pegan viaje exótico, tienen algunas inquietudes, fotos con pobres, laburos con algo de compromiso sociopoético.
Bailan danzas afro, son bardeables, pegan super cámara para hacer unas fotos insulsas, son poco espontáneas, laxas, estúpidas a veces. Algunas hasta tienen las tetas hechas, todos los álbumes de todo lo que les pasa, así, repartido en feisbuc. Algunas, y me atrevo a pensar en la mayoría, son medio feuchas. Por eso los viajes y los pañuelos y todo lo hippie-bohemia-vintage que se pueda ser, todo lo googleado.
La mayoría usó el seudónimo de la maga alguna vez; otras son más tristes, más lastimeras, más insistentes, patéticas. Pero al fin y al cabo también están las que son inofensivas, las que con su vida hacen lo que pueden, otras que son buenas, son amigas y se nos parecen mucho más de lo que queremos, aseveró.

Fah.
Mierda que la tiene pensada esta jodida al pedo.

Se ha producido un error en este gadget.
(...) Abrió las cortinas, en ninguna de las casas de enfrente había luz. Se quitó el vestido de satén y el tipo le encendió otro cigarrillo. Antes de que se bajara las bragas el tipo la puso a cuatro patas sobre la mullida alfombra blanca. Lo sintió buscar algo en el armario. Un armario empotrado en la pared, de color rojo. Lo observó al revés, por debajo de las piernas. El tipo le sonrió (...). Amberes

en Cobstrucción

en Cobstrucción
¡Cuidado! Hombres Trabajando