martes

Sobre un barco llamado Meipe

Desde la terraza de una lancha,
desde el pasamanos de la terraza de una lancha
que dice Meipe
vino a jurarle de todo.
Pero ella de buena escuela le dijo no te hagas el gil
que a vos te sé de memoria
y él se hundió en el fondo de una taza
él y su malla pensada,
su terraza y pasamanos.
No me vengas a chichonear, apuntaba ella con el dedo,
que tus zarlengas me las conozco así así -le mostraba la palma abierta-.
Apuntó y apuntó hasta ver las burbujitas,
la muy jodida al pedo.

1 comentario:

variedad de frutas dijo...

qué alegria ver a siesta primero en mis links!

nunca se es muz jodida al pedo, si bajas la guardia te vienen con esos temas del hpv y todo aquello

Se ha producido un error en este gadget.
(...) Abrió las cortinas, en ninguna de las casas de enfrente había luz. Se quitó el vestido de satén y el tipo le encendió otro cigarrillo. Antes de que se bajara las bragas el tipo la puso a cuatro patas sobre la mullida alfombra blanca. Lo sintió buscar algo en el armario. Un armario empotrado en la pared, de color rojo. Lo observó al revés, por debajo de las piernas. El tipo le sonrió (...). Amberes

en Cobstrucción

en Cobstrucción
¡Cuidado! Hombres Trabajando