martes

Borro toda la discografía de kiss después de haber creído descubrir algo o pongamos que ahora hablo de mí y de que estoy embarazada

Encontré fanzines
diarios íntimos de los noventa
todos los elige tu propia aventura
cajas de madera
cajas de zapatos forradas con
cassettes
cartas
botones
fotos
boletos de colectivo
esmaltes
mis new balance azules del 93
carpetas de jardín
crayones
stickers
botellas de agua vacías
el libro de la nueva alianza
videos
discos
la video que no anda


Dije que encontré fanzines, diarios íntimos de los noventa, todos los elige tu propia aventura,
cajas de madera, cajas de zapatos forradas con cassettes cartas botones fotos boletos de colectivo ya borrados esmaltes, mis new balance azules del 93, carpetas de jardín, crayones, stickers, botellas de agua vacías, el libro de la nueva alianza, videos, discos,
la video que no anda

la cajita rosa flúo de los aparatos movibles.
la encontré a dani que volvió, encontré fotos de agus del 2010. 
una foto que no puedo creer
                                              de lo que no puedo creer
está empezando a aparecer
los encontré a mis hermanos
conmocionados
a mis viejos
mi tío
las abuelas
las amigas 
los kioskeros
los del chino
a mi gata.

Y ahora borro toda la discografía de kiss, después de haber creído encontrar algo. Y ahora me encuentro haciendo cosas que creía, hasta hace poco, apresuradas. Ahora me causa gracia cualquier decisión que trate de tomar a largo plazo. Ahora me da risa, me río y si antes tenía mis momentos de verdad, ahora ya no puedo decir nada más al respecto de nada.

Berrotarán

Fue el mismo verano en el que el arroyo de Berrotarán se secó: murieron las vacas y el aire se llenó del olor a podrido de las piedras secas, de los cueros secos tirados en la orilla, de la nube de mosquitos que marcaba los perímetros que no dejaban de repetirse en los metros en los que apenas se divisaba el hilo de lo que alguna vez fue un río en el que, por decirlo de algún modo, aprendí a nadar.
Fue el mismo verano en el que una mañana vi abierto y a la cruz al corderito que hasta el día anterior había sido mi mascota. Se morían las vacas y asaban las mascotas. Todos estaban del orto, en esa casa que se me presenta tan verde y  frondosa e interminable que no creo que jamás haya limitado con una ruta o una parada de interprovincial; ni siquiera con un camino cualquiera.

sábado

si en la música, en las ramas ves mi cara

Me desperté y supe que ya no quería librarle esa batalla estúpida al mundo, no podía levantar más esos adoquines que llevaba en vez de pies. Ahora cuando duermo de costado mi panza cae redonda con todo el peso de la fuerza de alguien. Y eso me aterra, me llena el cuerpo de efervescencia, de burbujitas que explotan a la altura de mi nuca. Y lo que queda de eso es un aire interno cargado de partículas y de cosas y de mí en mis rollers verde flúo, de la silla alta que me llevó tres costuras en la pera y de vos cuando me doy vuelta o siento tu mano que me envuelve, y en tu mano toda la electricidad y el cosquilleo de esas burbujas que también explotan. Yo avisé que iba a enloquecer, que me iba a llenar de burbujas que iban a salir de mi boca y de mis ojos y mis orejas. Mientras esperaba el bondi sentí cómo mi panza se expandía, se ensanchaba, cómo hacía lugar. Miré la calle y la vereda, la gente que estaba detrás de mí, miré los árboles pensando que eso había sacudido al mundo. Y creeme que lo sacudió.
Se ha producido un error en este gadget.
(...) Abrió las cortinas, en ninguna de las casas de enfrente había luz. Se quitó el vestido de satén y el tipo le encendió otro cigarrillo. Antes de que se bajara las bragas el tipo la puso a cuatro patas sobre la mullida alfombra blanca. Lo sintió buscar algo en el armario. Un armario empotrado en la pared, de color rojo. Lo observó al revés, por debajo de las piernas. El tipo le sonrió (...). Amberes

en Cobstrucción

en Cobstrucción
¡Cuidado! Hombres Trabajando