jueves

El fin del club del tránsito es dígale no.

Antes de que esto vuelva en forma de remeras, los formantes, contribuyentes y militantes en carne viva de lo que fue el club del tránsito dicen que pueden, por la adscripción a una extraña travesía o la extremada estupidez, decir dígale no.

a los solemnes
a ciertos gorros en ciertos personajes
a continuar la etapa del tránsito pasivo
a retrasar la caída del proceso de tránsito
a los cuartos como cajas
a las personas como cajas
a las carlitas
a los misteriosos y cortantes planos a cámara de todos los pauls
a los líderes pedorros
al espíritu de la escalera

2 comentarios:

d dijo...

amen!
y éso que me considero co-fundadora del club del tránsito.

sobre todo NO al espíritu de la escalera caracol.

y si -acaso- tuvieramos que decir que sí; digale sí a THE MONSTER.

lurba dijo...

creo que the monster cambió una pequeña pero importante parte de la cuestión.
y a vos pebeta, como co-fundadora, te veo con mi vaso de ananá fizz y te brindo porque es el fin.

Se ha producido un error en este gadget.
(...) Abrió las cortinas, en ninguna de las casas de enfrente había luz. Se quitó el vestido de satén y el tipo le encendió otro cigarrillo. Antes de que se bajara las bragas el tipo la puso a cuatro patas sobre la mullida alfombra blanca. Lo sintió buscar algo en el armario. Un armario empotrado en la pared, de color rojo. Lo observó al revés, por debajo de las piernas. El tipo le sonrió (...). Amberes

en Cobstrucción

en Cobstrucción
¡Cuidado! Hombres Trabajando