jueves

el lado b (parte II)

Están los pequeños gestos de grandeza y también los gestos de mierda. Los domingos de asado al mediodía en una terraza con amigos y los domingos rotos. Existen los jueguitos pedorros y también plantarse e ir de frente,
la limonada maldonado en botella de vidrio
existe el cerro san javier (porque yo lo ví)
existen los momentos de verdad
y todo el resto de los momentos.
existe la explosión de una mochila en un colectivo y existe un amigo que te la arregla con dos pajitas violetas. existe que (al fin y por primera vez en el día) te rías y le digas que encima te combina con lo que llevás puesto.
Están las cervezas en la vereda y acurrucarte en invierno. Existe taparse por miedo con una sábana cuando hay 35°. Están además los roces
de pieles
de miradas
de manos
de piel de gallina
de sábanas (otra vez).
También los aniversarios,
los buenos y los otros.
Existe ponerte fucsia
Existe decir creo que quiero todo con vos y curtite te vas a la mierda.
Existen los mendruguitos de música una noche de frío mientras volvés a casa
Están los semáforos en rojo.
Los banquitos de sarmiento, el terror en la cancha de atlético, la culpa, las mejores palabras, las limitaciones, el verano y los viajes y los detectives. Lo rancio. Existe deshacerse en átomos un minuto en el mundo. Existe un lugar que se llama el cementerio de elefantes y un momento en el que todas las sillas pierden una pata y caes de espaldas, los lunares y las fotos, la cerveza con amigos, y respirar.

3 comentarios:

fre dijo...

ui luana...
me devolvés la juventud.

lurba dijo...

¡pero si tenés 15 años!

Dani dijo...

me perdí de algo, parece.
existen las tetas y existe el culo.

Se ha producido un error en este gadget.
(...) Abrió las cortinas, en ninguna de las casas de enfrente había luz. Se quitó el vestido de satén y el tipo le encendió otro cigarrillo. Antes de que se bajara las bragas el tipo la puso a cuatro patas sobre la mullida alfombra blanca. Lo sintió buscar algo en el armario. Un armario empotrado en la pared, de color rojo. Lo observó al revés, por debajo de las piernas. El tipo le sonrió (...). Amberes

en Cobstrucción

en Cobstrucción
¡Cuidado! Hombres Trabajando