domingo

sobre la velocidad de un minuto en el mundo

Creo que lo que me pasaba en ese entonces era algo así como una fascinación por sus dientes: cuando abría la boca todo mi cuerpo chocaba con ellos sin haberlos tocado. Aunque se coronaran ni siquiera se trataba de eso. No eran perfectos. Eran más que nada amables. Y la amabilidad del azar es como la verdad de ciertas cosas que luego se chocan con otras que no por menos azarosas son menos ciertas. Y fue en esas épocas que, entre todo eso y justo en el medio, estaba yo.



Acercamientos en 2004

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.
(...) Abrió las cortinas, en ninguna de las casas de enfrente había luz. Se quitó el vestido de satén y el tipo le encendió otro cigarrillo. Antes de que se bajara las bragas el tipo la puso a cuatro patas sobre la mullida alfombra blanca. Lo sintió buscar algo en el armario. Un armario empotrado en la pared, de color rojo. Lo observó al revés, por debajo de las piernas. El tipo le sonrió (...). Amberes

en Cobstrucción

en Cobstrucción
¡Cuidado! Hombres Trabajando