miércoles

al teléfono un día estúpido a una hora todavía más estúpida

divertido hasta que ladeás la cabeza una vez. La primera.
Increíble hasta que lo hago yo.
Después uno se queda con la luz que pasa por entre las persianas, y detalles pelotudos por el estilo.
Y está muy bien.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.
(...) Abrió las cortinas, en ninguna de las casas de enfrente había luz. Se quitó el vestido de satén y el tipo le encendió otro cigarrillo. Antes de que se bajara las bragas el tipo la puso a cuatro patas sobre la mullida alfombra blanca. Lo sintió buscar algo en el armario. Un armario empotrado en la pared, de color rojo. Lo observó al revés, por debajo de las piernas. El tipo le sonrió (...). Amberes

en Cobstrucción

en Cobstrucción
¡Cuidado! Hombres Trabajando