viernes

camisetas y pelusas o lo estrictamente personal

No vamos a apagar incendios ni a pegar el azulejo roto del baño que con su punta filosa me destruye los pies todas las mañanas en todo lo que hago. Decís que llegás tarde a la revolución porque tu jefe te pide que te quedes cuarenta minutos más en el trabajo para que hagas-cortes-pegues-plastifiques un cartel para la oficina de su jefe. Y cuando salís ya estallaron las bombas y los pocos que se animan caminan convalescientes y hay heridos y la calle está caliente, la calle que no puede más. Llevas una trincheta y una escuadra pero estás descalzo y lloras entre el humo de unas bombas que no entendés de qué se hacen. Te mudas a mil doscientos kilómetros sólo porque yo lo hice primero, y claro, después están todas las bombas que no interrumpís y todas las veces que no me tocas con tus dedos llenos de pólvora porque no llegaste a tiempo.

7 comentarios:

variedad de frutas dijo...

ésto es lo que yo llamo ESTRÍCTAMENTE personal.

te amo tetotas.

flor. dijo...

Me siento identificada.

CLARAMENTE, a propósito del comentario anterior, se trata de otra flor.

flor. dijo...

(o no...)

lurba dijo...

d: estrictamente
flor: flor, todas las palabras que veas grandes y rojas son links.

santha dijo...

a veces es peor llegar demaciado temprano a las revoluciones, cuando ni siquiera llego el enemigo, que es mi caso

lurba dijo...

ja

La Duquesa Mermelada dijo...

Los trasnochados que llegan tarde no sirven para otra batalla...
Las espero el sábado!
:)

Se ha producido un error en este gadget.
(...) Abrió las cortinas, en ninguna de las casas de enfrente había luz. Se quitó el vestido de satén y el tipo le encendió otro cigarrillo. Antes de que se bajara las bragas el tipo la puso a cuatro patas sobre la mullida alfombra blanca. Lo sintió buscar algo en el armario. Un armario empotrado en la pared, de color rojo. Lo observó al revés, por debajo de las piernas. El tipo le sonrió (...). Amberes

en Cobstrucción

en Cobstrucción
¡Cuidado! Hombres Trabajando