sábado

So how come you just sit there and laugh, and laugh and laugh and laugh ?

Cecilia también se sintió de vuelta. Tiempo atrás ella hubiera relacionado el momento con una conexión cósmica, imperceptible y suprema de dos entidades hasta entonces disparejas, del alma, el espíritu y la plenitud. Taboada, en cambio, la hubiera vinculado con las iniciales de Flux, con las piernas de Noelia y hasta con la misma Juana Orozco, pero hoy ya no: los kilómetros ahora realmente no existían, ni las postales, o las escenas vacías llenas de palabras disfrazadas de otras palabras. Taboada le habló a Cecilia, le contó todo. Después de verla junto a él tuvo la urgente necesidad de decirle todo lo de Flux, lo de Flux y Orozco y luego, pero sólo cuando se sintió lo suficientemente borracho y vulnerable, le dijo lo de Mangione.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.
(...) Abrió las cortinas, en ninguna de las casas de enfrente había luz. Se quitó el vestido de satén y el tipo le encendió otro cigarrillo. Antes de que se bajara las bragas el tipo la puso a cuatro patas sobre la mullida alfombra blanca. Lo sintió buscar algo en el armario. Un armario empotrado en la pared, de color rojo. Lo observó al revés, por debajo de las piernas. El tipo le sonrió (...). Amberes

en Cobstrucción

en Cobstrucción
¡Cuidado! Hombres Trabajando