viernes

Lo estúpido del problema de lo absurdo de lo espeluznante o darte cuenta de que sos una vecina

lurb dice:
what if podría sonar tan temerario como fuck off.
lurb dice:
(recien te desconectaste y casi no te lo digo!)

Has enviado un zumbido.

M dice:
Mi nombre es peligro!
lurb dice:
jaj bien ahi el signo de admiración.
lurb dice:
era un atisbo de la respuesta que esperaba encontrar
M dice:
atisbo
M dice:
Estás muy letrada
lurb dice:
ay, te diría chupala pero es tan grosero.
lurb dice:
y tan rolinga al mismo tiempo
M dice:
ja

sábado

En una reposera con las piernas apenas abiertas

Cuando llegó al hotel tenía un mensaje de Cecilia que preguntaba cómo estaba. Al dormirse soñó con un cuarto donde se percibían unas largas piernas blancas en las que se apoyaba el libro de los libros, y Taboada escuchaba risas y veía, de a ratos, a las piernas que se movían hasta volver a encontrar la posición adecuada y a los dedos de los pies que, escalonados, se estiraban mientras las páginas pasaban y pasaban.

viernes

¿Que yo qué? Soy detective privado- dice una chica que tiene diecinueve uñas y lleva a rastras un zapato por toda la ciudad.

sábado

ok, forty six / forty seven

a veces seseo, o tiemblo, o tartamudeo, o separo las sílabas de un modo inusitado, muevo los pies, o sólo sostengo una mirada mientras busco algún punto ajeno que me haga bajarlo a la tierra del mismo modo en que me caí yo. Algún seseo, tartamudeo o el dragón rojo que tiene en el brazo, muerto y rojo.

jueves

Pero Claro

lurb: te vas?
M:
no
M: O algun lugar noviero.
lurb: ja desde cuando las opciones son "no o a un lugar noviero"?
M: Desde que el abanico de opciones se REDUJO
M: Drásticamente
lurb: nah, dejate de joder, eso ya pasó de moda. si lo noviero REDUCE no es noviero.
M: Reduce algunas cosas, obvio
M: Vamos. Vos sabés de esto.
lurb: pero las opciones no son así de radicales
M: Mas o menos. Uno no puede decir bueeeeeeeeno
M: Todo muy rico
M: Me voy a europa un mes.
lurb: qué se yo, te podés ir con tu novia.
lurb: ya sé que no se puede vivir del amor
lurb: pero como poder, podés, te fijas.
M: Claro pero se va a complicar mas atender a las chicas que se acerquen.
lurb: cierto.
lurb: ay, qué mujer que soy.

Sólo un poquito de Flux

Taboada pensó que hablaba de Mangione, pero le resultó más interesante pensar que todas las mujeres de Flux le pertenecían a Orozco; Liliana también. Quizá Liliana era todo lo masculina que a Flux le faltaba ser, obstinado en entender a las mujeres, en formar parte de ellas sólo para robarles lo que él creía que era la perceptibilidad suprema. Quizá por eso Orozco y Cecilia se habían hecho amigas y Liliana se había distanciado con prudencia y determinación, quizá Tucson creía que Flux era marica o sólo que era bueno y no lo sabía, y se creía descubridor y explotador de esa sensibilidad que tanto le gustaba a Flux. Quizá Tucson había sido la razón del exilio de Minardi, quizá, pensó Taboada, a su manera todos pedían perdón, perdón o poder, o sólo un poco de Flux, quién sabe.
Se ha producido un error en este gadget.
(...) Abrió las cortinas, en ninguna de las casas de enfrente había luz. Se quitó el vestido de satén y el tipo le encendió otro cigarrillo. Antes de que se bajara las bragas el tipo la puso a cuatro patas sobre la mullida alfombra blanca. Lo sintió buscar algo en el armario. Un armario empotrado en la pared, de color rojo. Lo observó al revés, por debajo de las piernas. El tipo le sonrió (...). Amberes

en Cobstrucción

en Cobstrucción
¡Cuidado! Hombres Trabajando