sábado

diálogo a la noche

Por lo general, cuando dormían cada uno a un extremo de la cama, Cecilia buscaba a Taboada con el pie y él se acercaba a ella para, al final, enredar las piernas y las manos. Cuando el que buscaba era Taboada extendía un brazo y los dedos de la mano hasta alcanzar la pierna de Cecilia y así traerla hacia él. En la mitad de la noche Taboada extendió el brazo pero volvió a dormirse al no recibir respuesta. Cecilia, unas horas más tarde, buscó a Taboada con los dedos de los pies y tampoco lo encontró.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

me encantó

santha

Syn dijo...

Un placer leerte lurba.
Y estás invitadísima a mi sitio.

lurba dijo...

gracias santha y gracias syn, pero no tengo tu sitio.

Syn dijo...

Ouch, es www.otrouniverso.com.ar
Mis saludos.

Se ha producido un error en este gadget.
(...) Abrió las cortinas, en ninguna de las casas de enfrente había luz. Se quitó el vestido de satén y el tipo le encendió otro cigarrillo. Antes de que se bajara las bragas el tipo la puso a cuatro patas sobre la mullida alfombra blanca. Lo sintió buscar algo en el armario. Un armario empotrado en la pared, de color rojo. Lo observó al revés, por debajo de las piernas. El tipo le sonrió (...). Amberes

en Cobstrucción

en Cobstrucción
¡Cuidado! Hombres Trabajando