domingo

la bola de papel glasé

todo lo que sos, todo lo que amás y decís amar
reducido a un cacharro de plástico
donde ponés tus palabritas en francés y te volvés sádico
donde te regocijas cuando estás solo
aunque también quisieras ser observado
en calzoncillos y con las rodillas adheridas al pecho
mientras te mirás las uñas sucias de los pies
grandes, redondas, con mordidas imperfectas,
y el empeine y el tobillo.
también ponés tus pedazos de uña y escupís.
y ya no distinguís qué cara iba con qué tetas,
todo junto, revuelto y lleno de saliva
en un cacharro de plástico que se vuelca,
que se cae al piso y no derrama nada.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.
(...) Abrió las cortinas, en ninguna de las casas de enfrente había luz. Se quitó el vestido de satén y el tipo le encendió otro cigarrillo. Antes de que se bajara las bragas el tipo la puso a cuatro patas sobre la mullida alfombra blanca. Lo sintió buscar algo en el armario. Un armario empotrado en la pared, de color rojo. Lo observó al revés, por debajo de las piernas. El tipo le sonrió (...). Amberes

en Cobstrucción

en Cobstrucción
¡Cuidado! Hombres Trabajando