martes

Vas a ir corriendo por los montes, hiriéndote los pies.

Me pides que no te llore más,
que no te llame más
que te deje ir, que si te llamo venís
y que vos estás por pasar a dejar de ser.
Pero yo sé que no es por vos que no te debo llamar
Habrá que olvidar y bueno,
y bueno pasará
y todo también pasará.
Pobre, tan solo te voy a dejar sin saber nada,
ni el olor de donde estás,
sin siquiera reconocer el olor de donde estás.
Mi corazón late,
sin tu mano enorme en mi cara,
tu mano gigante en mi cara, gigante, enorme.
Ya no lloro más, debo dejarte ir. (tengo de qué reir)
Mirá acá, tocá acá,
acá tocá acá.
Tu mano enorme en mi cara,
gigante tocá mi cara.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

nada mal eh

lurba dijo...

sí. no lo hice yo.

Anónimo dijo...

ya se, lo hice yo. y ademas de haberlo hecho opino que no esta nada mal

lurba dijo...

qué desilución

lurba dijo...

por no tirar un s s

Anónimo dijo...

tengo tu saco azullll ohhhh!!!

Anónimo dijo...

che, vos sabés de dónde sale esto? es de los cadillacs? estuve buscando, y las dos primeras estrofas están muy buenasm, yo en la canción siempre escuché el final.

lurba dijo...

sólo sé que lo canta y "dramatiza" bertuccelli.

Se ha producido un error en este gadget.
(...) Abrió las cortinas, en ninguna de las casas de enfrente había luz. Se quitó el vestido de satén y el tipo le encendió otro cigarrillo. Antes de que se bajara las bragas el tipo la puso a cuatro patas sobre la mullida alfombra blanca. Lo sintió buscar algo en el armario. Un armario empotrado en la pared, de color rojo. Lo observó al revés, por debajo de las piernas. El tipo le sonrió (...). Amberes

en Cobstrucción

en Cobstrucción
¡Cuidado! Hombres Trabajando