martes

no me violenta

Vas a querer censurar mis muecas porque te ponen melancólico. Eso me vas a decir, porque eso me dijeron todos. “Estás linda, te cortaste el pelo”,vas decirme, quizá sin saber que eso lo dijeron todos, con una mirada melancólica como la tuya. Me molesta. Me molesta. No me violenta pero me molesta. No me inmoviliza pero me molesta. Vas a decirme que yo era demasiado intensa, o muy fría. Yo voy a mirarte. Sin melancolía. Firme. Labios que no tiemblan. Voy a decirte que sos especial, que fuiste el primero de muchas cosas. Sólo para que saques esa mirada. Pero es verdad. Además es verdad. Mientras lo diga te voy mirar, aunque vos me respondas con los ojos melancólicos. No es vidrioso. Se barniza. Me molesta. No me violenta pero me molesta. Vas a preguntarme si estoy con alguien, y cómo me va en la facultad. Te vas reír conmigo, de lo que digo, del cómo. Vas a reconocer cada mueca. Puede que te transportes y pongas esa mirada, otra vez. Puede que sepamos que cuando dijimos que nos queríamos estábamos pensando en otra cosa. Puede que te des vuelta y pida otra cerveza. Puede que no. Vas a saber que si me pongo un vestido arriba de la rodilla se va a ver mi cicatriz. Y aunque no digas nada, por dentro te vas a sentir especial por ser el único que sabe que tengo una mancha en el ojo. Vas a verme abrir las puntas florecidas del pelo, y vas a pensar que en parte lo hago para vos, y en parte no. Y es verdad. Cuando hable vas a decirme “Dale, si yo te conozco”, mientras bajas un poco la mirada y hacés algo raro con la boca. Vas a hacer eso o vas a estar hablando con una chica, mirándome a distancia, cuidándome como si fuera tu hermana en una especie de cápsula imperceptible que apenas va a cortar el aire, y a ella la vas a mirar como a una mujer y a mí con mirada melancólica. Y está bien.

4 comentarios:

santha dijo...

Todos dicen te quiero, diria Woody allen

lurba dijo...

我要對您的所有言, acotaría Soon-Yi por sobre su hombro.

variedad de frutas dijo...

me rompiste el corazón.

lurba dijo...

:)

Se ha producido un error en este gadget.
(...) Abrió las cortinas, en ninguna de las casas de enfrente había luz. Se quitó el vestido de satén y el tipo le encendió otro cigarrillo. Antes de que se bajara las bragas el tipo la puso a cuatro patas sobre la mullida alfombra blanca. Lo sintió buscar algo en el armario. Un armario empotrado en la pared, de color rojo. Lo observó al revés, por debajo de las piernas. El tipo le sonrió (...). Amberes

en Cobstrucción

en Cobstrucción
¡Cuidado! Hombres Trabajando