domingo

Lo que me enseñaron


Mentir está -relativamente- mal (1991)
Cajera- ¿Con tarjeta o efectivo?
Mamá- Tarjeta
Chick chack check
Cajera- Muy bien, necesito su firma y un teléfono de contacto.
Mamá- 4771-897…3
Yo- Má, es 72.
Mi mamá me fulminó con la mirada y bajó los ojos en señal de “dejémosla pasar”. No sé, quizá la mentira está sobrecriticada.

No con todo se puede hacer un paracaídas (1995)
Cecilia- Luciana, eso un tampón, sirve para otra cosa.
Luciana- ¿Para qué?
Cecilia- Para…
Luciana- Ugh! Qué asco (tirando el paracaídas y suicidando al pin y pon).

Un amigo una vez me enseñó algo que no termina de sorprenderme (1994)
Alejandro escupe.
Luciana- Sos un chancho de mierda.
Alejandro- No seas tonta, si me lo trago es peor: me puede dar sinusitis y capaz me muero.

La primera canción (1988)
Papá- Vamos hija: “Eee-lla toma el ascensor---a la noche sin temor a que se caiga…”.
(Yo cantaba fuerte con él).
13 años más tarde
Papá- Vamos hija “Eee-lla toma el ascensor ---a la noche sin temor a que se caiga…”.
Luciana- ¡Pa! La primera canción que aprendí es re triste. Cómo me vas a hacer cantar a los tres años esa canción. Es re triste.
Papá- Pero hija, ¡yo te la enseñé sólo para que hiciéramos con el piano la onomatopeya del ascensor cayendo!, a vos te salía re bien, y hasta te reías cuando lo hacías. Verte reír haciendo eso era bárbaro.
Luciana- Pero… ¡se muere ella y se suicida él!
Papá- Bueno hija (trivializando el asunto). Pasa.

A escribir (1991)
¡Aprendí a escribir! ¡Aprendí a escribir!- gritaba mientras corría al comedor a contárselo a todos. Sé escribir palabras, lero-lero. Ahora soy como ustedes. Ahora voy a entenderlo todo. Lero-lero.
Cecilia y Pedro- Nosotros te queríamos enseñar a escribir el otro día.
Luciana- ¿Y qué pasó?
Cecilia y Pedro- Mamá no nos dejó. Supo que el lunes en el aula antes que llegara tu señorita ibas a llenar el pizarrón de PUTA PUTA PUTA PUTA.
Luciana- No me importa, yo ya sé cómo se escribe.

Acerca de la discriminación (1992)
Mamá me pasa a buscar por la escuela.
Mamá- ¿Y? ¿Cómo te fue hoy pinuni? ¿Qué hicieron de divertido?
Luciana (llorando)- Mamá, cuando jugamos a las barbies con mis compañeritas se rieron de la mía.
Mamá- ¿Por qué?
Luciana- Porque es negra y tiene pelo negro y las barbies de ellas son todas rubias de ojos celestes y tienen re linda ropa. Mami comprame una barbie linda. No quiero volver a la escuela, me hacen burla.
Mamá- No les tenés que hacer caso hija. Tu barbie es hermosa. Mirala bien. Además es la única. Pensá que las de tus compañeritas son todas iguales, y la tuya es diferente, entonces es especial.
Luciana- Mami, ¿podemos ir a comprar una Xuxinha o la barbie cristal?
Mamá- No.
Luciana- Entonces quiero un b&n de bagley, pero que sea blanco, porque a mí me gusta el chocolate blanco.

La importancia de respetar a los mayores (1992)
Abuela- Pinuni, vamos a dormir que es tarde.
Luciana- No quiero, estoy mirando tele.
Abuela- No me importa, vamos a dormir porque sino tus papás se van a enojar conmigo.
Luciana- Sos una forra abuela, una cabaretera.
Abuela- Si, pero la diferencia es que a mí cuando me acueste no me va a atacar el diablo.

6 comentarios:

Cecilia dijo...

Yo en vez de barbie tenía una versión del tercer mundo que se llamaba "betty".
Y en mi casa había un sucucho oscuro denominado "el lloradero" para cuando uno tenía alguna angustia...
en fin...

lurba dijo...

Bueno che, por lo menos tenías dónde ir a llorar. Yo tenía que esperar a bañarme.

Cecilia dijo...

JAJAJAAAJJ...que tristeee...es verdaaad... cuando me mudé, extrañaba el lloradero

lurba dijo...

ja. dije tenía?

Anónimo dijo...

lurba, tu genialidad no tiene límites. espero que tengas con qué porque me volví insaciable.

variedad de frutas dijo...

creo que habíamos establecido que el chocolate blanco NO es chocolate.

Se ha producido un error en este gadget.
(...) Abrió las cortinas, en ninguna de las casas de enfrente había luz. Se quitó el vestido de satén y el tipo le encendió otro cigarrillo. Antes de que se bajara las bragas el tipo la puso a cuatro patas sobre la mullida alfombra blanca. Lo sintió buscar algo en el armario. Un armario empotrado en la pared, de color rojo. Lo observó al revés, por debajo de las piernas. El tipo le sonrió (...). Amberes

en Cobstrucción

en Cobstrucción
¡Cuidado! Hombres Trabajando