sábado

gusto de vos. yo también gusto de vos. ya no gusto más de vos. qué bueno, porque tampoco yo de vos. bueno, entonces ahora yo sí.

Los de la mesa de enfrente se buscan.
Fíjense.
Si ven por debajo de la mesa, ella mueve los pies. Apenas un roce de los tobillos. Los propios. Los que después él va a tener (,) sin detenerse. Ni él ni ella. Se gustan. Lo vemos. Se corta el aire. Se ponen colorados. No bajan la mirada. Sólo pierden el foco un momento. Uno sólo. Piensan en algo repulsivo. Piensan en alguna persona con la que estuvieron y con la que no sintieron nada. Afuera este rubor. Afuera la lengua que se traba y las manos que transpiran. Afuera los golpes en su pecho, desde adentro. Cada vez que los siente, ella cree que todos lo notan. Porque el suelo se mueve. Una de las patas de las sillas de todo el mundo desaparece. Y es todo tan inestable. Inútil adivinar cuál va a ser. Cuando te diste cuenta ya caiste de espaldas. Algoritmo inútil. Pero también afuera la sacudida. O no. Que siga, pero que no todos lo noten. Él mira el lunar que tiene en el cuello. Apenas perceptible. Para él, un elefante rosa. Cómo no verlo. Es lo primero que quiere tener de ella. ¡Y no vio sus tobillos! No los vió. Tampoco los va a ver. Hasta que ya no los tenga, y tampoco un lunar del que agarrarse.

4 comentarios:

lahe dijo...

buenas, agradezco su comment.

ahora, quién es usted?

lurba dijo...

la más famosa del mundo -por lo visto- no

variedad de frutas dijo...

parece mi converscion con nacho el dia que me empezo a caer bien:
-nacho, yo te odiaba.
-yo también.
-yo lo dije en chiste.
-si, yo también.

lurba dijo...

ja!

Se ha producido un error en este gadget.
(...) Abrió las cortinas, en ninguna de las casas de enfrente había luz. Se quitó el vestido de satén y el tipo le encendió otro cigarrillo. Antes de que se bajara las bragas el tipo la puso a cuatro patas sobre la mullida alfombra blanca. Lo sintió buscar algo en el armario. Un armario empotrado en la pared, de color rojo. Lo observó al revés, por debajo de las piernas. El tipo le sonrió (...). Amberes

en Cobstrucción

en Cobstrucción
¡Cuidado! Hombres Trabajando