jueves

el tartamudeo o la aventura de cortar palabras.




Mis papás me dijeron que a los cuatro años cuando conocí el mar empecé a tartamudear. Por lo general tengo recuerdos de mi más temprana edad. Este no es el caso. No recuerdo haberme ahogado o haberme quedado sin palabras frente a la inmensidad del mar. El "... y yo que me sentía grande..." vino mucho después.






No me dejó sin palabras, sino que empezó a cortármelas.




No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.
(...) Abrió las cortinas, en ninguna de las casas de enfrente había luz. Se quitó el vestido de satén y el tipo le encendió otro cigarrillo. Antes de que se bajara las bragas el tipo la puso a cuatro patas sobre la mullida alfombra blanca. Lo sintió buscar algo en el armario. Un armario empotrado en la pared, de color rojo. Lo observó al revés, por debajo de las piernas. El tipo le sonrió (...). Amberes

en Cobstrucción

en Cobstrucción
¡Cuidado! Hombres Trabajando