martes


Paso un dedo por la tapa del libro. Paso dos. Los paso y los hago resbalar,los hago rasparla,
los hago estar adheridos de tinta, adheridos de un poco de tu mano.
Lo raspo con un cuchillito, con las uñas de los pies, y no hay nada externo en él: ni
polvo ni olor. Sólo es la tinta, sólo.
Y hay una página donde sábana lleva distinta caligrafía y ahí puede que estés vos.
Puede que estés ahí, ahí y en el silencio interminable que nos sirve de soporte.
Ahí a los pies de mi cama, intentando armar,intentando conversar sin perder de vista la oscuridad, ni la gente que (nos) pasa, ni la música que suena.
Y puede que seamos muy distintas, al mismo tiempo en que bastante nos parecemos, en el mismo eje.



2005

(luba: ¿cómo andás?
luciana: cansada, estaba por armar el bolso.
luba: qué raro vos huyendo, eh.
luciana: no huyo; me voy para precisamente poder volver.
luba: ñaña.
luciana: hoy tuve una epifanía.
luba: ¿acerca de?
luciana: acerca de nosécómoexplicarlo. realmente me inquieta.
luba: suele suceder.
luciana: si, no es consuelo igual.
luba: me extraña que a esta altura esperes encontrar consuelo en mi.
luciana: nunca nada más cierto.)


No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.
(...) Abrió las cortinas, en ninguna de las casas de enfrente había luz. Se quitó el vestido de satén y el tipo le encendió otro cigarrillo. Antes de que se bajara las bragas el tipo la puso a cuatro patas sobre la mullida alfombra blanca. Lo sintió buscar algo en el armario. Un armario empotrado en la pared, de color rojo. Lo observó al revés, por debajo de las piernas. El tipo le sonrió (...). Amberes

en Cobstrucción

en Cobstrucción
¡Cuidado! Hombres Trabajando